¿CUÁNDO DEBERÍA OPERARME?

 

Cuando nos diagnostican un choque o pinzamiento femoroacetabular, debemos ser conscientes de que se trata de una lesión importante, que de no tratarse va a seguir desgarrando el labrum y desgastando el cartílago articular, pudiéndose dar una artrosis precoz de cadera.

Es muy importante, por tanto,  que te pongas en manos de tu traumatólogo para valorar, según tu caso, si debes seguir un tratamiento conservador o debes someterte a una operación.

Debido a que el síndrome femoroacetabular es una patogía es muy reciente, te recomendamos que vayas a un traumatólogo especializado en la articulación de la cadera, y que tenga una larga experiencia en operaciones de este tipo, ya que aunque muchos médicos pueden realizar este tipo de cirugía, en España hay pocos que estén realmente especializados.

 

Te vamos a explicar cuáles son las líneas generales que se pueden seguir para saber si un paciente con un choque femoroacetabular debe operarse o no, aunque ya que cada caso es particular, deberá ser tu traumatólogo el que te ayude a tomar esta decisión.

Lo que sí te podemos decir es que el 94% de los pacientes diagnosticados con el síndrome femoroacetabular, acaban operándose. Médic traumatólogo y vairas pruebas de diagnostico por imagen

Esto es así porque el tratamiento conservador no ataca la raíz del problema, que son los sobre crecimientos óseos que tienes en la cabeza del fémur o en el acetábulo. Por lo tanto pude mitigar el dolor con anti inflamatorios, analgésicos, o fisioterapia, pero en el momento que vuelvas a intentar hacer deporte, o realices un movimiento brusco, lo más probable es que vuelvas a  sentir dolor.

Es decir, el tratamiento conservador puede camuflar el dolor, pero no el daño y el desgaste que se está dando en tu articulación, que probablemente seguirá degenerando.

Por esto es muy importante comenzar el tratamiento cuanto antes.

Si tu idea es seguir haciendo deporte asiduamente, el mejor tratamiento que hay, y que te ayudará a llevar una vida normal, es sin duda la operación.

Estas operaciones son mínimamente invasivas, y si se realizan bien, permiten al paciente estar de vuelta en su casa al día siguiente, para comenzar con los ejercicios de rehabilitación. Técnicas como el Out-Inside han conseguido reducir el tiempo de estas operaciones a poco más de una hora, reduciendo los riesgos durante la operación, y consiguiendo un mejor  post operatorio para el paciente.

 

En general deberías plantearte la operación si:

 

  • El dolor que sientes aumenta progresivamente, lo notas más a menudo, o es muy intenso.
  • Si desarrollas un nivel intenso de deporte o si lo practicas a diario y sientes molestias.
  • Si las pruebas de imagen han mostrado una clara deformidad en tu cadera que requiera correcciones.

 

Si tienes dudas (y es lógico que las tengas ya que nunca hay que olvidar que una operación es una operación), y siempre en función de lo que tu traumatólogo especializado en cadera te aconseje, quizá puedas comenzar por un tratamiento conservador, y si ves que no remite, plantearte la operación.

En cualquier caso te instamos a que comiences el tratamiento ya, para frenar lo antes posible el desgaste que se está produciendo en las estructuras de tu articulación.